Tips para hacer tu silla más cómoda y saludable (sillas ejecutivas de malla)

Hoy más que nunca trabajamos sentados, si no toda la jornada sí una buena parte de ella. Si calculáramos la cantidad de horas que pasamos sentados seguro que prestaríamos más atención a la silla que empleamos para trabajar. Estos pequeños ‘tips’ te van a ayudar a mejorar tu silla de trabajo:

  • Pon un cojín mullido en el asiento, de tejido transpirable si es posible. Te sorprenderá lo que un simple cojín puede hacer por tu comodidad.
  • Usa sillas con brazos: cuando elijas una silla (si es que te dan a elegir) procura que tenga brazos. Si los tiene, colócalos a la altura correcta: al apoyar el brazo tu hombro debe quedar relajado y el codo debe girar en un ángulo aproximado de 90º.
  • Regula la altura del asiento:no creas que cualquier altura vale. Si tiene esa posibilidad, dedica unos m
    inutos a regularlo a su posición más cómoda para tí. Tus muslos deben quedar paralelos al suelo con la planta del pie completamente apoyada en el suelo y la rodilla haciendo un ángulo de 90º.
  • Posición del respaldo:no sólo la altura, sino que un aspecto fundamental es que el respaldo esté colocado donde de forma natural tendrás la espalda cuando estés sentado, lo más recomendable es contar con sillas ejecutivas de malla. Es un error muy habitual, ya que parece quesi estamos más tumbados estaremos más cómodos, y la realidad es que al final no apoyamos la espalda y trabajamos encorvados.
  • Soporte lumbar:puede ser un cojín, aunque existen sillas ejecutivas de malla que cumplen esta función de forma más adecuada. Te ayudará a trabajar erguido y sin encorvar la espalda. Esto, a la larga, te ahorrará muchos problemas y dolores de espalda.
  • Capacidad de rotación y ruedas:porque una silla ‘estática’, incluso aunque sea preciosa, resulta súmamente incómoda para trabajar, ya que mientras trabajamos hacemos pequeños movimientos contínuamente y la movilidad de la silla los hace más fáciles y, en consecuencia, consigue que nos cansemos menos y forcemos menos el cuerpo.

Por todo lo anteriormente mencionado, lo más recomendable es contar con sillas ejecutivas de malla, ya que por su material moldeable a tu espalda, son las más cómodas y ergonómicas.

 

También te puede interesar:

¿Cómo elegir y combinar colores para tu oficina?

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *