Instalaciones y Equipos en el Laboratorio

Todo laboratorio escolar debe estar bien equipado con instrumentos y materiales de cristalería en excelentes condiciones así como su respectivo mobiliario el cual incluye bancos de madera para laboratorio. Es importante que el laboratorio tenga ciertas características en cuanto a su ubicación, distribución de instalaciones, salidas de emergencia y elementos o equipos de seguridad. Por ejemplo, debe tener superficies lisas y resistentes a la corrosión y al calor. La construcción debe ser con materiales durables, la pintura de colores claros y la iluminación debe ser la adecuada.

También existen técnicas especializadas para la limpieza, conservación y mantenimiento de los materiales de laboratorio. En caso de un accidente o siniestro, debe existir un área de resguardo con regadera (siempre funcional), así como salidas de emergencia despejadas y funcionales. Cuando son quemaduras con ácidos, se debe lavar con agua abundante. Si es un accidente por inhalación de gases, se debe facilitar la salida de los vapores, de los pulmones.

Mesas y bancos de madera para laboratorio

El mobiliario son los diferentes elementos que permiten acomodar los equipos y materiales de trabajo. Deben ser sólidos y convenientemente fijados. Las instalaciones de agua, gases y electricidad deben estar integradas de forma segura en el mobiliario.

Las superficies de trabajo tienen que ser impermeables, resistentes a ácidos, álcalis, disolventes orgánicos y al calor moderado, fáciles de limpiar y con un acabado que impida reflejos molestos preferentemente se deben utilizar mesas y bancos de madera para laboratorio o mobiliario hecho con polipropileno ya que ambos materiales pueden resistir perfectamente el contacto con las sustancias utilizadas en un laboratorio.

Las estanterías deben ser fácilmente accesibles y proporcionadas a los materiales que se depositarán en ella.

La mayoría de laboratorios tienen mesas de pared y mesas tipo península o isla. Cuando se trabaja con productos peligrosos es preferible las mesas tipo islas para evitar las áreas denominadas “cul de sac” que crean los bancos en península.

Los pasillos de circulación deben tener un ancho suficiente para no molestar el trabajo. Se ha de tener en cuenta que estos pasillos no son zona de reunión.

 DISEÑO DEL LABORATORIO Y “LAYOUT”.

Entre los aspectos que se deben tener en cuenta a la hora de proyectar un laboratorio o de reformar uno existente destacan:

 Número de laboratorios necesarios y su ubicación

 Número de personas que van a trabajar en cada laboratorio

 Tipo de trabajos que se van a realizar en el laboratorio

 Necesidades del laboratorio en cuanto a servicios: ventilación, iluminación, electricidad, agua, gases, vacío, aire comprimido, etc.; e instalaciones: almacén de productos, cuarto de balanzas, cuarto de muflas y estufas, almacén de equipos, archivos, despachos, vestuarios, etc.

 Cantidades de productos que se van a utilizar o almacenar, características y riesgos de estas sustancias, incompatibilidades entre ellas.

El diseño de un laboratorio sin considerar las necesidades específicas del mismo, no sólo lleva a una falta de funcionalidad, sino que puede llevar a asumir riesgos que podrían haberse eliminado en la fase de proyecto.

La diferenciación entre el laboratorio y las áreas accesorias permite:

 Separar las áreas de riesgo elevado de otras de riesgo inferior

 Controlar el acceso a las áreas de riesgo

 Centralizar el agua, gas, electricidad, al objeto de favorecer la actuación en caso de emergencia

 Diseñar sistemas de acondicionamiento de aire y ventilación adecuados

 Facilitar la eliminación de residuos y drenajes

 Facilitar la evacuación en caso de emergencia

 Dificultar la propagación de un posible incendio (compartimentación frente al fuego)

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *